Han dit…

[...] Jèssica Pérez, acompañada al piano por Núria Palau, nos trasladaron al mejor de los sueños. Jèssica exhuberante con sus picardías, su humor, su mágia, su ventriloquia. A través del pecado, objeto del deseo prohibido, que ha atemorizado desde siempre a la humanidad, el miedo a ser acusados de no importa qué, son presentados, de forma magistral, jo diría que “fresca”, sin boatos, por esta joven actriz que sabe mutarse a la perfección [...]. Nos incitó a pasarlo bien, a desear que continuase, que no terminara. Enorme, el esfuerzo de esta artista a lo largo de cincuenta minutos para cambiar de personalidad, de ropa, de humor, de tono. Además de saber actuar, tiene ángel.

Montserrat Ponsa, https://montserratponsa.com/2014/10/07/cabaret-diabolic-con-jessica-perez/